El Maestro Divino

El Maestro Divino

 

Desde el momento que los seres humanos tenemos libertad de elección, iniciamos un proceso de aprendizaje en el ejercicio de la voluntad, la letra hebrea Lamed representa la consecuencia natural del ejercicio de dicho poder. Como todo agente de enseñanza y rectificación, Lamed puede experimentarse como severa o compasiva, en el primero de los casos implica disciplina y responsabilidad y en el segundo guía y enseñanza.

 

En la tradición bíblica, Lamed está asociada con los profetas, aquellos que reciben el mensaje divino y lo trasmiten al hombre, en tiempos modernos correspondería a losJesadim, los maestros de misericordia. En ocasiones pensamos que no estamos capacitados para enseñar, que no poseemos las herramientas mentales, afectivas o comunicativas para guiar a otros; sin embargo, en cualquier momento Lamed puede trabajar a través de nosotros para guiar o enseñar a otro. Nuestras acciones y palabras pueden ser instructivas para quien este cerca de nosotros ya sea de manera conciente o inconsciente, el Maestro Divino puede usar el poder de Lamed a través de nosotros. Esta enseñanza cotidiana tal vez no sea sutil, agradable o bien preparada, pero es efectiva. Aquí apreciamos que el Creador es un Gran Maestro, usando los eventos y experiencias de la vida para guiarnos hacia la realización de la Gran Obra.

 

No todos estamos destinados a ser maestros públicos, pero todos nos unimos al Maestro Único y verdadero cada vez que somos fieles a la voluntad y a ley divina; cuando somos fieles a los principios de luz, vida y amor bajo la ley del Uno. Debemos esforzarnos en percibir la belleza y la justicia en todo lo que nos rodea, como una acción conciente dirigida a la restauración del balance. Esta acción debe contener la certeza de que los ajustes realizados a cualquier situación equivocada o anormal en la vida pueden hacerse, aun en las situaciones más difíciles, y así obtener el equilibrio deseado.

 

Para aquellos que estudiamos los misterios y deseamos transformarnos consiente y positivamente, este Maestro Divino nos lleva al límite de nuestras fuerzas y capacidades, y muchas veces, aun cuando deseamos detenernos y hacer una pausa en el camino, somos presionados e impulsados a continuar. Y como si fuera una paradoja, en ocasiones deseamos crecer y nos esforzamos en avanzar y no podemos movernos, o existen bloqueos y oposiciones que nos impiden ir más rápido. Lamed, en verdad, sabe justo lo que necesitamos para crecer y regula el momento y la intensidad de los cambios que experimentamos, usa el poder de la inercia que hemos construido para enseñarnos y dirigirnos. Lamed sabe que siempre podemos mejorar y nos lleva al límite ya que nos conduce al sitial del Poder Divino en Geburah.

Publicado en: Mensajes del Director