FCD. Todos los derechos Reservados.

FCD. Todos los derechos Reservados.

Desde el punto de vista simbólico, cualquier cosa que contenga luz, vida o amor es una copa mágica. Si concebimos a la materia prima universal como un “fluido mental” del Creador y entendemos que nuestros cuerpos, palabras, emociones y pensamientos proporcionan las “vasijas” para darle forma y contenerla, entonces entenderemos la importancia de esta herramienta mágica en nuestro entrenamiento.

 

Las armas mágicas tienen variadas correspondencias, dependiendo el sistema simbólico que trabajemos, los siguientes principios elementales y místicos son usados en la Fraternidad del Círculo Dorado:

 

Luz: Espadas de Fuego

Vida: Copas de Agua

Amor: Varas de Aire

Ley: Esferas de Tierra

 

En realidad, estos principios están interconectados e interactúan en combinaciones variadas. Podemos tener la luz de la vida, la luz del amor y la luz de la ley; la vida del amor, la vida de la ley y la vida de la luz; el amor de la luz, el amor de la vida y el amor de la ley; también encontraremos la ley de la luz, la ley de la vida y la ley del amor. Estas permutaciones pueden continuar en triadas o cuaternarios, como en el caso de los lemas de la F.C.D.: Luz, Vida y Amor; y Luz, Vida, Amor y Ley.

 

El trabajo con la copa mágica concierne principalmente al poder del amor y esta es una de las razones por las que tradicionalmente la copa de agua no se obtiene por uno mismo, sino que es un obsequio como símbolo de amor y fraternidad por alguien que nos ama verdaderamente. En la antigüedad la copa de amor que otorgaba una sacerdotisa a su mago era su propio cuerpo y el mago ofrecía la copa de su mente. En la actualidad el símbolo de una copa de cristal, de madera, cerámica o de algún metal  como obsequio es suficiente para el trabajo mágico.