“Existe una fuerza en la naturaleza que es mucho más poderosa que el vapor, con ella, un solo hombre, que pueda amaestrarla y sepa cómo dirigirla, puede arrojar al mundo en la confusión y transformar su faz. Se encuentra difusa a través del infinito; es la sustancia del cielo y de la tierra; ya que es fija y volátil, de acuerdo a los grados de polarización. Cuando produce radiación es llamada luz, es la sustancia creada por Dios antes que todo, cuando dijo: Hágase la Luz”.

“La Magnum Opus es preeminentemente la creación del hombre por si mismo; esto es, la conquista plena y perfecta de sus facultades y de su futuro; es eminentemente la emancipación perfecta de su voluntad que asegura completo poder sobre el gran agente mágico. Este agente mágico, que los antiguos filósofos herméticos disfrazaron bajo el nombre de la Materia Prima de la Magnum Opus, determina la especie de substancia modificable y la trasmutación metálica, así como también la medicina universal, puede ser realmente lograda por su medio. Esto no es una hipótesis, es un hecho ya comprobado y rigurosamente demostrable”.